Universidad Anáhuac - Sede Puebla

Anáhuac significa literalmente: "cerca del agua". Región de los lagos centrales que dio asiento a la capital Azteca: Tenochtitlán, el centro más poblado y de mayor desarrollo cultural de la América Central, donde ahora se alza la Ciudad de México.

Ver másVer más
Master y Cursos del Centro
Administración de Empresas
Administracion de Negocios
Arte
Comunicaciones
Derecho
Derecho Empresarial
Desarrollo Directivo
Dirección y Gestión de Recursos Humanos
Finanzas
Finanzas Empresariales
Gestión de PYMES, Pequeñas y Medianas Empresas
Historia

Anáhuac significa literalmente: "cerca del agua". Región de los lagos centrales que dio asiento a la capital Azteca: Tenochtitlán, el centro más poblado y de mayor desarrollo cultural de la América Central, donde ahora se alza la Ciudad de México.

Historia

La Universidad Anáhuac surge en 1964, como una pieza fundamental dentro del proyecto educativo de los Legionarios de Cristo y del fundador de la congregación, el Padre Marcial Maciel L.C.

Con el objetivo primordial de elevar la condición humana y social de los hombres y mujeres de México mediante una formación integral, la Universidad Anáhuac inicia sus actividades en aquel año, en una casa ubicada en Lomas Virreyes y contando apenas con cuarenta y ocho alumnos en dos carreras: Administración de Empresas y Economía.

Bajo la rectoría del Padre Faustino Pardo L.C., en los siguientes años abre: Psicología y Ciencias Humanas en 1965, y Arquitectura y Derecho en 1966. Paralelamente, y gracias al apoyo de distinguidos hombres de empresa mexicanos, se inicia la construcción de las nuevas instalaciones en Lomas Anáhuac.

Filosofía

Nuestro Lema, VINCE IN BONO MALUM, "Vence el Mal con el Bien", es la síntesis de nuestra filosofía. Toda una concepción que destierra actitudes negativas.

Un programa de acción positiva para vencer:

- El mal de la ignorancia con el bien de la ciencia.

- El mal de la improvisación con el bien del profesionalismo apoyado en la moderna técnica.

- El mal del materialismo práctico con el bien del humanismo que reconoce la naturaleza espiritual de la persona humana.

- El mal de los antagonismos sociales con el bien de la concordia y la armonía.

- El mal de la injusticia con el bien de la caridad.

- El mal del desenfreno egoísta con el bien de la apertura y fe en Dios.

Confirma tu Centro
Nueva Búsqueda
Buscar